miércoles, 7 de diciembre de 2016

Crear un entorno para la motivación musical (III parte)

Esta entrada es la tercera parte de:

Crear un entorno para la motivación musical (I parte y II parte)

Termino con mis dos últimas ideas para crear ese ambiente musical y que hemos estado practicando desde hace unos años con mi hijo de cinco años.

9) Rodearle de música dentro y fuera de casa.

Cuando los niños viven la música en casa, también es importante que la vivan fuera.
Cuando aprenden a leer, ven que hay letras por todas partes y esto ya les dice inmediatamente: "¡Eh, esto es importante!". Por eso, un entorno musical en casa se ve favorecido por un entorno musical fuera. Un ambiente musical, rico en distintos estilos y si es posible visual (vídeos y conciertos en vivo) para que vea cómo se producen los sonidos.

En bibliotecas y librerías: cuentos para niños sobre compositores.

En internet: Vídeos para niños sobre compositores y su historia. Vídeos de canciones infantiles o de
música popular, de folfkore, de otras culturas, de óperas, que puedan cantar con letra.  Vídeos de concertistas de música clásica, bandas sonoras, gospel, o estilos musicales modernos de diferentes estilos para que tengan un conocimiento global y vean cómo tocan los instrumentistas su música.

En salas de conciertos, centros culturales y teatros: Conciertos para niños. Ahora se llaman también "familiares". Una búsqueda en google sobre conciertos familiares da muchos resultados.

Cantar en casa: hacer una canción con cualquier cosa, ritmos en la mesa, en el coche, en el suelo, sobre una silla. Usar tubos para hacer flautas, cajas (rellenas de arena o bolita) para hacer tambores.

Músicos de la calle: En el centro suele haber músicos que tocan en la calle y algunos verdaderamente buenos. Hace poco nos paramos en un acordeonista, que además le dejó tocar el acordeón durante un rato a mi hijo. Normalmente nos paramos a escucharlos largo tiempo.

10) Utilizar un método adaptado a su edad.

No hay nada más dañino para la motivación musical que el errar en el método o la manera de presentar la información. Por eso, lo más importante es encontrar un método que a él le guste y que de alguna forma no tenga en cuenta sus fallos. Aprender música es equivocarse mucho, lo mismo que un dibujante que borra mucho con su goma de borrar para llegar a un dibujo perfecto. Tener la sensación de equivocarse constantemente es muy desmotivador para el niño (¡y también para un adulto!)

Por eso:

-Si le vamos a poner posters musicales en la habitación, que sean adaptados a su edad, que él pueda escoger o si lo prefiere que los dibuje él mismo.
-Si va a tener instrumentos para tocar, que no sean aquellos que no pueda tocar sin que le genere frustración.
-Si va a escuchar música que sea una con la que él se sienta a gusto. Aquí ya no es tanto por edad, como por gusto. En el caso de mi hijo aprecia por igual la canción popular "Al pasar la barca" que la Cabalgata de las Valquirias de Wagner. Hablando en general las piezas musicales muy largas o muy lentas suelen impacientar a niños pequeños. Y las que tienen una tonalidad ampliada pueden sonarles a música de terror. Aquí es mejor experimentar y ver cuáles son sus gustos.
-Si va a leer partituras, que sean adaptadas a su edad. Si son muy pequeños, notas grandes, bonitas y con colores (de esto hablaré en otro post).
-Si va a ir a un concierto, que esté pensado el concierto para que los niños participen o bien puedan hablar y moverse. Es decir, adaptado a su edad.
-Si va a utilizar un método, asegurarse de que el profesor es suficientemente flexible como para adaptarse a las necesidades particulares del niño.

Hoy no traigo fotos nuevas. Hay fotos en mis anteriores posts.

Espero que haya sido útil para todos. Seguro que hay más ideas y sería genial que las pudierais compartir en los comentarios.







1 comentario: