lunes, 28 de noviembre de 2016

Club de Historia - Noviembre 2016



Veo con sorpresa que nadie ha escrito aquí sobre nuestro Club de historia, así que os lo cuento yo.

Durante varios años existió un Club de Historia en inglés. Varias familias de nuestra comunidad son bilingües y decidieron organizar esta actividad para sus niños. Tenían un libro de historia para niños que les servía de base y todos los meses leían un fragmento. Todos leían el mismo fragmento pero después cada uno preparaba la presentación sobre esa época en concreto en el formato que le apeteciera.

Cuando se puso en marcha el Club de Historia en español se propuso este cambio: no se seguiría ningún libro y no se propondría ningún tema ni época para las reuniones. Cada niño podría exponer sobre la época que quisiera. A mi no me gustó la idea y así lo hice saber. Pienso que la historia no puede comprenderse si no se conoce bien el contexto de cada hecho, de cada época. Lo que pasa hoy se explica únicamente a la luz de lo que pasó ayer, por eso la historia se estudia en orden cronológico. Mi propuesta no prosperó, se puso en marcha el Club y nosotros decimos no participar.

No sé muy bien cómo, tras 4 o 5 sesiones, Damián se animó a participar. Hicimos una lluvia de ideas en familia para elegir el tema y el formato y en ese momento me di cuenta de cuál era la ventaja de que una actividad sobre historia se hiciera sin estructura y sin seguir un orden cronológico (ni ningún tipo de orden). Así se facilita la participación de todos los niños. Especialmente de los niños que, como Damián, se niegan a hacer cosas por obligación. De esta forma cada uno puede trabajar sobre la época que más le llame la atención o sobre los hechos y personajes que por algún motivo le interesen.

Sigo pensando que para entender la Historia hay que estudiarla en orden cronológico teniendo en cuenta el contexto de cada época, pero el Club tal como está configurado ahora es una actividad muy entretenida que, además, permite a los niños descubrir cosas que quizás no sabían que podían ser interesantes. En esta ocasión hablaron de los dios egipcios, la infancia en Esparta, las plantas medicinales, la vida de Picasso, la leyenda de Hércules, las dificultades de la vida en las cavernas, la historia del gato doméstico, el diseño de los poblados egipcios, etc.

Tras considerar varios hechos y formatos, Damián se decidió por explicar los elementos del escudo de España, una forma muy amena de hablar de la Reconquista.

Y sí, hay vídeo ;-)


domingo, 27 de noviembre de 2016

¿Quién creó el mundo?

Una historia explicativa de la creación del mundo, por Dío el niño y Toni el padre, y pasito a pasito con la edición de vídeo.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Hogar dulce hogar



En nuestra casa hay lugares desde los que puedes "viajar" alrededor del mundo y  aprender acerca del mismo.

Nuestro mapa mundi está justo frente a la pared donde tenemos nuestra "mesa para todo" (comer, pintar, escribir, recortar, amasar....) y a una altura muy fácil de ver.

 Hay lugares...como es el baño ...convertido en un museo de pintura moderna , que va renovando sus "exposiciones"






Otro lugar interesante y jugoso es la" mesa para todo" ...que suele aparecer de cuando en cuando con mapas, láminas...que nos sirven para conversar y jugar


Y hay paredes que se llenan de cuadros...!Yo llenaría todos los rincones con estos preciosos cuadros!





La idea de nuestra entrada de hoy ha sido mía (Violeta) y en su realización he sido supervisada y corregida en cada momento por mis hijos Lucas y Valentina

miércoles, 23 de noviembre de 2016

HORNEANDO CON NIÑOS



Buscando una foto en mi blog me he dado cuenta de la cantidad de tiempo que pasábamos en la cocina cuando Adri era peque. He visto estas fotos de mi niño tan pequeñito y mono de hace tantos años (bueno, no tantos) y me gustaría compartir algunas aquí (parecen muchas pero había muchas mas, eh!) y hablar un poco de los beneficios de cocinar con niños.

Aunque ya no pasamos tanto tiempo juntos en la cocina porque ahora, como es pre-adolescente tiene otros intereses, de vez en cuando se remanga y hace un postre o me ayuda con la comida.
Cuando era muy niño, decía a todo el mundo que de mayor quería ser cocinero y agente secreto en su tiempo libre.

Como pensaba, y sigo pensando, que aprender a cocinar y estar cómodo en la cocina es imprescindible para todos, siempre lo he priorizado en nuestra rutina de homeschooling. Y cuando me compré un libro de hacer pan con niños, se convirtió en algo semanal.

Los niños no solo aprenden a cocinar, hornear, etc, sino aprenden motricidad, ciencia (con las reacciones químicas), mates (al contar, medir, pesar...), paciencia (por querer probarlo YA), aprenden la importancia de la salud, aprenden qué ingredientes van bien con otros y cuales no, leen recetas, practican creatividad (por experimentar con sus propias recetas), les da confianza en si mismos y aprovechamos la oportunidad de hablar de la comida, de las tradiciones del país de donde proviene la receta/ingredientes, etc, y claro, la satisfacción de probar algo que han hecho ellos mismos.
¡Además es super divertido! 

Me gustaría continuar con este tema mas adelante - el próximo post será sobre aprender a tener confianza en experimentar con la comida! :))








Abajo: cocinando pizza, galletas y pan de pesto y parmesano con amigas.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Crear un entorno para la motivación musical (II parte)

"Cuéntame y lo olvido. Enséñame y lo recuerdo. Involúcrame y lo aprendo."

Me gusta mucho esta frase. Por eso, el entorno es algo necesario. Un entorno es algo en lo que estás involucrado, formas parte de él, vives en él.

Siguiendo la entrada "Crear un entorno para la motivación musical (I parte)", estas son mis ideas para crear un entorno favorable al aprendizaje musical:


4) El niño es el profe. Dejar que sea el niño el que nos enseñe. En el caso de que nuestro hijo toque un instrumento que no conocemos, esta idea puede ayudar mucho. En vez de utilizar su instrumento bien, hagámoslo mal. En efecto, lo tenemos que hacer más o menos mal, sin que parezca una burla o se note demasiado. Esto estimula al niño a darnos una lección. Dónde esta la cuerda La, cómo era tal ritmo, cómo se coge el arco, etc. Mi hijo está empeñado en enseñarme a tocar el violín y me explica al detalle muchas cosas. Yo trato de aprender sin demasiado éxito y así sigue siendo el mejor de la casa tocando el violín. Cuando intentas enseñar a alguien, clasificas mejor la información que tienes para poder explicarla mejor. Es un buen truco para aprender, muy conocido. También funciona con la música.

5) Animar en positivo. Nuestros hijos no están vinculados con su profesor de instrumento tan emocionalmente como lo están con nosotros, sus padres. Nuestra labor como padres es animarles siempre y sorprendernos por lo bien que lo hacen. Valoramos así sus esfuerzos y logros.

6) Juegos musicales. En las colas o cuando nos toca esperar en el dentista o el médico, nos divertimos cantando las notas, hacemos escalas y arpegios cantando. Yo canto una melodía y él canta otra a modo de respuesta. Jugamos a saltar con ritmos.  Cada escalón es una nota de la escala de do (ascendente do-re-mi-fa-sol-la-si-do, descendente: do-si-la-sol-fa-mi-re-do). Las esperas ya no son lo mismo cuando hacemos juegos musicales. No hace falta papel ni lápiz, todo se hace con el cuerpo y con la voz. En otro post hablaré sobre diversos juegos musicales "para ascensor" (que se pueden hacer rápido en cualquier lugar).
En la foto, subiendo la escalera cantando.





7) Improvisar. Dejar que el niño toque lo que quiera. A veces no quieren tocar porque no quieren enfrentarse a esa difícil partitura, o bien porque desean sentirse libres de hacer su propia música. Empezar una sesión de práctica improvisando puede ser muy satisfactorio para tener una motivación para empezar un ensayo. Que disfrute de los sonidos del instrumento aunque no sean los "oficiales". Ahora no hay nada oficial, se ponen cadenas en el piano, se tocan platillos con el arco, se mezclan sonidos sintetizados con acústicos. El panorama sonoro es muy creativo. En una improvisación el mundo del sonido está en sus manos y no podemos cortarle las alas. Cuando un niño improvisa, practica mucho más de lo que le han pedido. Se le pasa el tiempo volando, hace giros inesperados, escalas o arpegios que no estaban en la partitura. Melodías insólitas. Por unos instantes es el dueño y señor de su propio mundo creativo.



En la foto, escribiendo en partitura, las improvisaciones que hace mi hijo. (Así él percibe que mamá le da la importancia que tiene). Si no sabes escribir música, grábalas con una grabadora o en vídeo y clasifícalas por día en el ordenador, de forma que pueda escucharlas él por fechas.

8) Contacto con herramientas electrónicas de producción musical

Hace unos días, mi hijo de cinco años se acercó para ver qué estaba haciendo. Le dije que necesitaba tiempo para trabajar y que jugara con sus cosas cerca de mí. Entonces me preguntó: "¿En qué trabajas? Quiero ver qué estás haciendo, me interesa mucho tu trabajo."

Estoy creando un software para enseñar a los niños pequeños a tocar el piano y justamente en ese momento estaba editando música con el programa Cubase y Audacity.
Me pareció que podía ser una bonita ocasión para que conociera la edición musical digital, o bien para que sepa "qué hace mamá tantas horas delante del ordenador". Así que le mostré cómo editaba música.

Fue fascinante verle vivamente interesado en cómo se escribe una partitura con el ordenador y cómo suena después, cambiándole los instrumentos a voluntad. Le tuve que dejar el teclado y el ratón y estuvo retocando algunas notas. No me imaginé que iba a poder entender algo que parece complejo, pero que no lo debe de ser tanto. En las fotos: 
1) Las pistas en Cubase: las barras azules representan la longitud y altura de las notas. Mi hijo estuvo jugando a acortar la duración de las barras y subirlas y bajarlas. Veíamos luego la partitura y relacionábamos una cosa con otra. Escuchábamos inmediatamente el efecto de sus cambios. Muy divertido.
2) La partitura es la representación clásica de dos de las pistas anteriores.
3) La forma de onda de un acorde de Lam con cuerda (violín, viola y violonchelo) en el programa gratuito Audacity.




Además de conceptos musicales clásicos como duración de las notas, tempo, etc., también puede visualizar conceptos de ingeniería del sonido como amplitud de onda, frecuencia, filtros, etc., jugar con ellos y ver su efecto sonoro.

El próximo día continuaré con esta lista de mis Top Diez para la creación de un entorno para la motivación musical.





sábado, 12 de noviembre de 2016

LA CIENCIA DE LA VIDA



No hay mejor manera de aprender bien un tema que tener la oportunidad de enseñar a otros. Como profe, es lo que intento hacer con algunos de mis alumnos, y con Adri siempre ha sido la mejor forma de aprendizaje – bien si era por las presentaciones en los clubs de historia y de proyectos en que participábamos entre los grupos de homeschoolers hace unos años o ahora con los talleres de ciencia. Dar presentaciones y hablar en público ayuda al niño a aprender a buscar las palabras adecuadas para comunicar una idea, les da confianza hablar en público (algo que nunca podía hacer yo y sigo con problemas…), les fomentan las ideas que a lo mejor pensaban que entendían bien, pero que hasta que han tenido que explicar las ideas a otras personas, se han dado cuenta de los vacíos en sus conocimientos y les da la satisfacción de impartir conocimientos a otros niños.

Estos talleres mensuales de Adri tienen el objetivo de enseñar a los chicos pequeños la ciencia que nos rodea en la vida diaria, un conocimiento que, tristemente, está ausente en muchos niños (y adultos) hoy en día.
Llevamos muchos años estudiando la ciencia en nuestra casa porque creo que es MUY importante aprender cómo funciona el mundo en el que vivimos porque nos hace pensar lógicamente en esta edad de curanderos y medios de comunicación social. Nos ayuda a resolver problemas, juzgar cuestiones críticamente, ser ciudadanos informados cuando toca a analizar las decisiones de los políticos sobre la elaboración de políticas y elegir bien a los políticos que deciden sobre el medio ambiente, la educación, las industrias farmacéuticas y alimentarias. (¡Uff! Mucha política en esa frase!) Nos protege contra la pseudociencia y la comercialización y es imprescindible para las inversiones del futuro y del trabajo.

Incluso si los niños nunca llegan a hacer algo relacionado con la ciencia, tener esa base hará una diferencia grande en sus vidas. No es necesario soñar con ser científico para querer conocer cómo funciona el mundo. Y es para lo que estamos todos, ¿no? Dar a nuestros hijos la mejor oportunidad posible en esta vida. 

Para saber más de este taller sobre la aerodinámica, visitad el blog de Adri donde tiene buenas explicaciones de los experimentos que hicieron e información de lo que aprendieron – como lo de la presión del aire, la resistencia del aire, el principio de Bernoulli, la superficie sustentadora, cómo vuelan los aviones, helicópteros y pájaros y un video de cómo fabricar un avión de papel.











Después del taller, los niños tuvieron la oportunidad de probar sus aviones. :)




Os dejo con un video del gran Carl Sagan. Sus palabras son tan pertinentes ahora como entonces. :)

               


jueves, 10 de noviembre de 2016

Encuentro en el barco pirata de Leganés con los homeschoolers del sur

Menudo animados que están los homeschoolers del sur que ni si quiera el mal tiempo les quita las ganas de quedar. De nuevo este pasado viernes volvimos a vernos en el barco pirata, esta vez en Leganés en un parque al lado del Parquesur. Nos reunimos 7 adultos y 7 niños, entre 2 y 6 añitos. 

Los peques se lo pasaron pipa jugando en el barco, saltando en los charcos, jugando con el barro, mientras algunos ensuciaban otros limpiaban…. Por supuesto tuvimos picnic dentro del barco pirata que usamos como refugio para comer tanto niños como adultos. 

Mientras los peques jugaban los mayores también tuvimos tiempo de conocernos un poco más, de compartir experiencias e inquietudes, hablamos sobre la situación legal del HS en España, de cómo acceder a estudios superiores, etc.. . 

De nuevo una experiencia muy enriquecedora y con muchas ganas de volver a repetir, asi que hasta el próximo viernes 😉. Y al mal tiempo buena cara.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Crear un entorno para la motivación musical (I parte)


“Nacemos motivados al aprendizaje.”

Yo soy músico, pianista y profesora de música.

El entorno familiar donde me crié favoreció una motivación propia hacia la práctica de un instrumento. Por ello quiero comentar cómo crear un entorno en casa que favorezca la motivación musical natural que tienen los niños. El hecho de que se eduque en casa hace que la exposición a la música (y a otras cosas, pero hoy sólo hablaré de la música) sea mayor que la que tendría en el colegio.



(Zona musical del cuarto de juegos, abajo, al alcance de la mano y la vista)

De mi experiencia personal de niña y de mi experiencia como profesora posteriormente, he aprendido que:

-Cuando un niño es muy pequeño generalmente son sus padres los que dan el primer impulso para que el niño estudie música y son ellos los que crean un entorno favorable.

-Cuando el niño improvisa o compone con su instrumento, desarrolla su técnica, su creatividad y su musicalidad. Y además, encuentra un motivo propio fantástico para tocar: hacer su música, expresarse a sí mismo.

-Cuando admiras a alguien y quieres ser como él, ves dónde estás, ves cuánto te queda y puede ser un factor motivador. Tener referentes cerca (conocer músicos) es muy motivador.

Un niño es un ser enorme, donde todo es posible

Tocar un instrumento requiere de práctica constante y si es posible diaria. Un niño pequeño no está preparado para eso. Digo que no está preparado, porque un niño es un ser enorme, donde todo es posible.  Igual está un día ensimismado con los dinosaurios, como otro está con los minerales, otro es el día de los experimentos y así sucesivamente. Generalmente un niño no tiene consciencia del paso del tiempo. No sabe si han pasado uno, dos o siete días. Cualquier día anterior es ayer. Por lo tanto, puede que no repita su práctica todos los días. Cuando quieres recordar, ha pasado una semana y no ha cogido el instrumento. Así pues, un adulto debe poner las condiciones ideales en su entorno para favorecerlo.

Por tanto, ¿qué ocurre cuando tenemos un niño pequeño y queremos propiciar una práctica diaria? Tenemos que saber que somos los padres los que estamos decidiendo por él (el asunto de la práctica diaria) y por tanto asumir la responsabilidad de crear ese entorno.

No se trata de forzar, sino de eliminar interferencias. Y permitir que siga siendo un juego.

Él quiere tocar, le gusta, pero tiene muchos estímulos en casa y en su ciudad luchando por la misma atención: ordenadores, tablets, juguetes, papel y tijeras, la cocina, el parque, la biblioteca, los amigos…

Allá van mis top diez para crear un entorno musical y que he usado con mi hijo (que empezó con cuatro años el violín).



TOP DIEZ CÓMO CREAR UN ENTORNO MUSICAL 


1) La música es un juego. 

Los niños aprenden disfrutando exclusivamente, por lo que cualquier cosa debe ser divertida o interesante. Mi hijo coge un lápiz, un palo o cualquier cosa para experimentar la   postura del violín. Esto es divertido. Las notas pueden tener nombres completos (lo explicaré en otro post) y las partituras pueden ser más vistosas (también lo explicaré en otro post). En las fotos, “tocando el violín” con objetos que encontró por ahí.




2) Tocar con otros niños.

Las clases colectivas son además un motivo para disfrutar de la música en un entorno lúdico. Son tremendamente divertidas, si el profesor sabe sacarle el partido. Más adelante, lo ideal es que participe en un pequeño grupo u orquesta. La música se convierte así en un medio más para la socialización y la colaboración con otros para el trabajo en equipo. Además, practicará más si sabe que va a tocar con o delante de otros niños.




3) Tener instrumentos visibles todo el día.

Si pasa el día en el salón, el violín está encima de la mesa. Si pasa el día en la cocina, el violín está en la cocina. Conocí a un niño que tenía el chelo siempre sacado de la funda y apoyado en el sofá del salón, delante de la tele. Si el instrumento está fuera de su funda se ve más, también corre peligro de ser golpeado, pero asumimos el riesgo a cambio de un precioso beneficio. Si el niño toca el piano, dejar partituras por toda la casa, cambiándolas de sitio, en los lugares donde él suele estar. Las partituras deben ser infantiles, tener dibujitos, muchos colores y ser muy alegres (hablaré de esto en otro post). En nuestro caso, además tenemos instrumentos de todo tipo por todas partes. En  su cuarto de juegos tiene instrumentos de percusión y de viento que puede experimentar solo. En el salón tenemos una guitarra, un setar, una tronera y un djembé. A veces tocamos cualquiera de ellos. Al ser tan pequeños, no siempre empiezan con el instrumento que definitivamente les gustará. Por eso es imprescindible que conozcan otros.



En un próximo post, hablaré de cómo invitar al niño a acercarse al instrumento, cómo hacer ese momento agradable, cómo los juegos musicales y la improvisación deben ser parte de su día a día y más ideas sobre cómo crear un entorno para la motivación musical.


domingo, 6 de noviembre de 2016

Un concentrado día de lluvia


Lucas, 7 años , Valentina 4 años y Violeta 43 años empezamos la mañana del lluvioso viernes 4 de Noviembre pintando y cortando frutas para vendernos unos a otros en un mercadillo improvisado. Aquí gusta mucho la idea de comerciar, vender, intercambiar y regalar.

De las frutas pasamos a diseñarnos zapatos y guantes un@s a otr@s
Para finalmente crear aquellas "mariquitas" de papel: muñec@s de papel a los que les diseñas ropa.








Finalmente hubo batallas de papel y familias amigas de papel...Cada niñ@ a los suyo mientras la mamá recogía los pedacitos y restos de papel.
Comimos mientras recortábamos... era imposible dejar la tarea, el juego...cada cual llámelo como quiera...era tal el entretenimiento que no admitía pausas. 
También leímos entre medias...

Aquí leemos en distintos momentos del día: al levantarnos, al comer, después de comer, jugando,en el autobús, en el coche, al dormirnos...Es lectura a demanda...Ese día terminamos La princesa prometida, de William Goldman y empezamos (por segunda vez) Sandokan, de Emilio Salgari.

Dejamos papeles y lectura porque mamá (osease yo) dijo que ya no se podía más...Íbamos a ir a un cuentacuentos que Lucas y Valentina querían escuchar y si querían llegar a tiempo había que parar. Costó dejarlo pero lo dejamos para ir al cuentacuentos.

Igual parece que no es nada lo que hacen... Yo pienso y siento que es mucho lo que se hace siguiendo el hilo de lo que se surge en ellos y tirando de él. La fantasía da para mucho y seguir lo que les interesa te permite hablarles y contarles acerca de eso mismo (por ejemplo hablar de soldados, uniformes según los países, guerras....)
Mi hijos Lucas y Valentina dan su consentimiento para publicar este pequeño fragento de nuestras vidas.